El PCP es la última innovación tecnológica dentro del aire comprimido, y está haciéndose con un hueco nada despreciable en este momento.

Esta primera parte va a aproximar el concepto de los sistemas de carga PCP y analizar los complementos óptimos para empezar a pasarlo bien con este tipo de armas.

En la segunda parte de este artículo trataremos en profundidad el aspecto más importante del PCP: las carabinas y pistolas adecuadas y más destacadas para cada tipo de usuario.

¿QUÉ SIGNIFICA PCP?

Pre-Comprimido. Partiendo de esta base, los sistemas de carga a través de aire pre-comprimido son tecnologías de compresión de aire que generan determinada potencia, dependiendo de la presión a la que se encuentre.

La presión del aire se mide en bares, por lo que una carabina de 220 bares será más potente que un rifle de tan sólo 110 bares.

En España, la legislación solo permite una potencia máxima de 24 Julios, pero una carabina con mayor número de bares (220-250-300) y bajo otra legislación, podría alcanzar una mayor potencia.

ORIGEN DEL PCP

El origen de estos sistemas de carga se remonta a principios del siglo XV, cuando se extendió su uso en Francia, pero hasta hace unos años su tecnología se había reservado exclusivamente para fines militares y nunca para actividades de ocio.

En esta última década, las armas de PCP para tiro deportivo de precisión han ido incrementando su rendimiento hasta ocupar un lugar preferencial en la mente de los aficionados más exigentes.

VENTAJAS DE LOS RIFLES PCP

Las ventajas de los rifles de aire pre-comprimido respecto a las carabinas o pistolas de Co2 son muy diversas:

Reducción de la vibración: La primera de todas reside en la vibración, ya que con los depósitos PCP se elimina al 100%, lo que garantiza una estabilidad de disparo única.

Autonomía superior: Además, la mayoría de estos depósitos garantizarán una autonomía muy superior a las botellas de Co2 clásicas (12 y 88 gramos).

En este punto, llega otro factor diferencial a la hora de escoger uno de estos rifles: la capacidad del tubo, medida en centímetros cúbicos (cc). Una carabina con mayor capacidad, aumentará su autonomía de disparo, por lo que se catalogará como una gama superior.

Alcance de disparo: El alcance del disparo también es una característica ventajosa para las armas de PCP.

Una carabina de aire pre-comprimido con un sistema de carga a 220-250 bares de presión y con una potencia superior a los 40 Julios, podrá ofrecer disparos efectivos a más de 50 metros, algo impensable en carabinas accionadas por muelle o pistón, como son la mayoría de los modelos tradicionales.

Versatilidad y utilidad: Versatilidad y utilidad en mayúsculas. Las posibilidades que ofrecen una carabina de aire pre-comprimido o PCP son infinitas.

Un buen rifle dispone de regulación en prácticamente todos sus elementos, cómo por ejemplo son la regulación de la capacidad del depósito o de la potencia del mismo, convirtiéndola en un arma más o menos potente, y/o más o menos autónoma, ya que las necesidades específicas de un tirador de élite Field Target no son las mismas que las de un cazador.

Mayor durabilidad a largo plazo: Este es otro de los factores clave del PCP. La ausencia de todo tipo de vibraciones, causadas normalmente por los sistemas de carga por resorte, mejora al máximo el rendimiento de los rifles pre-comprimidos.

Las lentes de los visores de alto rendimiento no se ven debilitadas, así como las juntas tóricas y demás elementos internos de las carabinas y pistolas PCP, aumentando su tiempo de vida pese a un uso constante y prolongado de las mismas.

FUNCIONAMIENTO DE LAS ARMAS PCP

Explicar con detenimiento el funcionamiento de este tipo de carabinas o pistolas es una acción que no llevará mucho tiempo, así que te invito a prestar atención.

Este apartado supone una ventaja más del PCP, puesto que son sistemas de carga funcionales, sencillos y prácticos, que han sido desarrollados para facilitar la acción de carga y aumentar las sensaciones del tirador durante la experiencia de tiro deportivo o caza.

Las pistolas o carabinas PCP se componen de un depósito externo de aire con una capacidad y una presión determinada.

Para empezar a disparar con nuestro rifle o pistola se necesita cargar el cilindro, o bien de forma manual o a través de compresores eléctricos.

Una vez el depósito tenga la carga y la presión suficiente, el sistema de regulación interna de la carabina actuará de manera autónoma para realizar X disparos a una potencia uniforme.

Normalmente, estas carabinas y rifles ofrecen siempre la posibilidad de una acción monotiro-multitiro, por lo que el segunda paso tras la carga del depósito sería el de municionar el arma.

Aquí llega otra ventaja diferencial de las armas PCP de alta gama, y un factor a tener en cuenta a la hora de seleccionar uno u otro modelo: la disposición de los cargadores.

La autonomía de estos depósitos variará entre los 30-90 disparos por recarga, por lo que las carabinas que tengan cargadores rotativos con mayor capacidad, permitirán un disfrute mayor de la experiencia de disparo.

El último paso antes de disparar sería la comprobación rutinaria de todos los elementos del rifle o carabina PCP: buena zona de disparo, ajuste del visor al Raíl Weaver o Cola de Milano, seguro del arma en posición de Fire (Desactivado) y la munición ajustada dentro del cañón o del cargador rotativo.

Una vez realizada la comprobación del rifle o pistola, se podrá llevar a cabo la acción de tiro, que cómo hemos dicho anteriormente, dependerá de las necesidades específicas de cada cliente.

OPCIONES DE RECARGA

Tras describir las distintas fases del funcionamiento de los sistemas de carga, vamos a analizar parte por parte los complementos necesarios para llevar a cabo el proceso de recarga y disparo más óptimo según las distintas necesidades de disparo de los tiradores.

A menudo surgen dudas sobre cuál es la opción más recomendable para cargar el arma PCP, y desde Leopard siempre nos guiamos por una máxima: todas son válidas, y dependen en gran medida de las posibilidades presupuestarias del cliente.

LA OPCIÓN MÁS ECONÓMICA: BOMBA MANUAL

La opción más económica para recargar un arma pre-comprimida es la bomba manual, muy parecida a las convencionales en su diseño externo, pero con sistemas internos muy diferentes.

Los depósitos tienen una presión de 200 bares como mínimo. Para que os hagáis una pequeña idea: las bombas de carga convencionales llegan como mucho a ofrecer una presión de 6 – 8 bares.

Estas bombas, diseñadas especialmente para cilindros PCP, permitirán llenar el depósito en 10-15 minutos, dependiendo de la capacidad del tubo.

Este tipo de bombas manuales, que se pueden encontrar en nuestro catálogo, se componen de un sistema de alta presión para garantizar una recarga rápida con el menor bombeo posible.

Están diseñadas con mangueras flexibles y con un cuerpo compacto, ideal para transportar a todo tipo de entornos y situaciones de disparo.

La bomba manual de Gamo y la de Hatsan son las más vendidas, aunque la opción más económica es la desarrollada por Zasdar.

RECARGA A TRAVÉS DE UNA BOTELLA DE SUBMARINISMO

La segunda opción, un poco más compleja en su utilización, es la recarga a través de una botella o tanque de submarinismo, denominado Scuba.

Estas botellas de oxígeno pre-comprimido están alimentadas a una presión de 300 bares, por lo que no le supondrá ningún problema a la hora de recargar su rifle PCP.

La capacidad del Kit Bombona de Gamo es de 3 litros, por lo que podrá rellenar el depósito del depósito en varias ocasiones.

COMPRESOR ELÉCTRICO DE CARGA

La última opción es la utilización de un compresor eléctrico de carga.

Sin duda alguna, este modo es el más práctico y funcional para el tirador, ya que no tendrá que preocuparse en recargar el depósito, puesto que se realizará en breves minutos y conectado de forma automática.

Los compresores eléctricos y multiplicadores como el de Gamo son la alternativa menos económica de todas, pero si dispones de un presupuesto aceptable, mejorarán tu experiencia con el PCP hasta el límite.

Sus estructuras también son portátiles e incluyen otros factores internos de alto rendimiento como un medidor de temperatura y tecnologías de refrigeración para evitar sobre-calentamientos.

ELEMENTOS ÓPTICOS DE PRECISIÓN: CALIDAD MEJORADA

La ausencia de vibración de las armas PCP posibilitarán el acople de cualquier elemento óptico de precisión, por muy básico que sea, ya que no se verán debilitadas las lentes por los disparos potentes de los rifles o pistolas.

El visor mínimo recomendable para disparos precisos a media distancia sería un 3-9x40WR, que en este caso dispondrá de nueve aumentos y protección frente a entornos de humedad alta o lluvia.

Existen otras posibilidades de mayor alcance como son los 4-12x50. Este visor de Nikko Stirling garantizará disparos realmente precisos, ya que incorpora un sistema interno con 12 aumentos y 50 mm de campana, para ampliar el campo de visión en localizaciones abiertas. Además, su avanzado diseño de retícula iluminada permitirá disparos nocturnos.

Estos dos visores de aumento citados anteriormente están en una gama intermedia, ideal para aquellos tiradores que deseen pasárselo bien en su tiempo de ocio.

Existen, además, otro tipo de series o colecciones de alto rendimiento, diseñadas en exclusiva para tiradores expertos que deseen una mayor efectividad a largo alcance.

Nikko Stirling fabrica la Serie Diamond Sportsman, que llegan a 50 aumentos y con 60 mm de campana, útil para armas PCP de mayor potencia.

Los Delta Optical Titanium también garantizarán un rendimiento óptimo por su retícula HD Titanium.

Otras opciones situadas en un rango de precio medio-alto podrían llegar de la mano de BSA, fabricante de aire comprimido británico.

El Génesis Competition 10-40x56 incorpora tecnología interna con 40 aumentos e incluye un tipo de retícula Crosshair Dot, útil en tiro deportivo de precisión Field Target.

Los elementos ópticos de precisión son infinitos. En nuestra página de novedades podrás ver la nueva producción de visores de aumento de alto rendimiento de Nikko Stirling.

Además, podrás incorporar visores de puntos rojos y holográficos, de los que disponemos también de una larga lista de productos.

MUNICIÓN: UNA DECISIÓN COMPLICADA

La infinita variedad de posibilidades que existe en nuestro catálogo de munición puede resultar una dificultad a la hora de escoger los balines necesarios para tu arma PCP.

En primer lugar, todo dependerá del calibre:

  • 4,5 mm: disparos a alta velocidad para disciplinas de tiro deportivo. Necesitará un perdigón de poco peso y aerodinámico.
  • 5,5 mm: calibre más versátil dentro del mundo PCP. Dependiendo del uso del arma necesitará perdigones ligeros o pesados, ya que este calibre está diseñado también para objetivos móviles de tamaño pequeño.
  • 6,35 mm: este calibre tan particular está diseñado principalmente para caza, por lo que necesita perdigones de un peso superior a 1,50 gramos.

El artículo de hoy ha resumido las bases del funcionamiento de las armas PCP, así como los complementos necesarios para disparar.

En la segunda parte de este tema abordaremos otra cuestión definitoria: la elección del arma adecuada.